La Gracia, y la formación doctrinal