La ventana de Overton, o como cualquier cosa puede ser legalizada