ÍNDICE

da

JEFE DE COMUNIDAD

Mil. Gastón Daguer

Amar lo heroico y lo difícil. Seguramente no fue lo primero que he escuchado en FASTA pero si fue algo muy impactante ya que va a contra pie de la búsqueda del confort, de la tranquilidad, de “vivir en paz”. Y tras esa búsqueda, que en ocasiones incluso, nos hace huir de nuestras responsabilidades y obligaciones e intentamos construirnos un entorno para que no haya molestias.

Otra cosa que aprendí en FASTA es ir en búsqueda de los desafíos, perseguirlos, alcanzarlos y superarlos.

Este año el desafío vino a nosotros, nos amenazó, nos persiguió y nos sacó varias de las herramientas que por más 50 años veníamos utilizando para nuestras misiones cotidianas en FASTA.

Tuvimos que reinventar la manera de hacer FASTA. Apoyados en lo inmutable, nuestros ideales: Amando a Dios, a la Iglesia y a la Patria pero con otros medios.

Rezamos el Rosario por Zoom, celebramos la Misa por youtube, videollamadas para las reuniones de Convivio en las cuales queríamos encontrando cada vez mas como una común union, y un sinfín de etcéteras. Ni hablar en nuestro Ruca. Se inventaron nuevos juegos y se desempolvaron todas las actividades usadas en un día de mucha lluvia.

No puedo decir que me gustó este año. Mucha gente ha sufrido mucho. Desde la distancia con los seres queridos, la enfermedad, las dificultades económicas. Fue un año sumamente difícil.

Pero al repasar los enormes esfuerzos de los miembros de nuestra comunidad para poder superar los escollos inusitadamente complicados, con un Compromiso testarudo pero sobre todo, con un Amor por su Misión que conmueve, debo permitirme alegrarme al menos en este enfoque.

 

Un amigo muy cercano insiste en su idea que a Dios le debe dar mucha risa “los planes” de los humanos. Cuantas cosas teníamos planificadas para este año. Grandes campamentos, nuevas actividades, desafíos, propuestas. No eran para este 2020. ¿Serán para el 2021?, ¿Quién lo sabe?, pero ¿Saben qué, qué más da? Al ver con cuanto amor por lo heroico y lo difícil hemos ido superando este año puedo decir que me siento más fuerte por haberlo superado. Pero también con más entusiasmo por lo que vendrá.

En un año plagado de incertidumbres, afloraron unas cuantas certezas. Nadie se Salva solo,asi lo entendimos también desde nuestro Consejo de ex alumnos, y siempre acompañados de la Mayor, asistiendo y acompañando a muchísimas familias en situación de calle . Confirmamos la necesidad que tenemos de nuestra Comunidad, cuanto necesitamos de sentir que la estamos construyendo juntos. Nos extrañamos y al mismo tiempo (con otros métodos) nos sostuvimos en la Misión.

En tiempos de tanta dificultad es fundamental estar bien plantado y aferrado a nuestros Ideales. Son nuestro faro, nos marcan los senderos ante la sinuosidad de las incertidumbres y así fue como fuimos transitando este año. Es probable que por momentos no tuviéramos muy claro los “¿Cómo?” pero se hacían cada vez más claros y evidentes los “¿Por qué? o ¿Para quién?”.

En pocos días más estaremos terminando un año muy particular, en mi caso no tengo dudas que, como jefe en FASTA, fue de lo más difícil que me ha tocado transitar, desde mis lejanos 15 años, cuando tuve mi primera Misión.

Con tiempo y tomando un poco de distancia haremos una evaluación y un balance más exhaustivo de este año. Pero por lo pronto hay algo dentro mío que me dice que nada fue en vano, que Dios obrará bienes infinitamente superiores a los males que ha dejado que superemos, y que siempre hay que Amar lo heroico y lo difícil porque detrás, detrás está la Verdad.

¡A tus órdenes!
Mil. Gastón Daguer
WhatsApp Image 2020-07-14 at 19.40.29 (2)

SOMOS UN ESTILO, TENEMOS CON QUE

Mil. Tomás Da Serra

Arrancamos el año 2020, un año que nunca nos vamos a poder olvidar. El objetivo ya estaba, los jefes listos para empezar a soñar sus años, y la consigna estaba dada. Una consigna que desafiaba a cada uno de nosotros: “Somos un Estilo”.

Pero casi sin aviso y sin estar preparados ocurrió algo que parecía impensado. Se decretó la cuarentena, y con eso cambió todo. Nos teníamos que quedar en nuestras casas, no podíamos vernos a menos que estemos frente a una pantalla. En medio de todo esto, Dios actuó y empezamos a entender nuestra consigna de otra manera. La dejamos de decir para empezarla a vivir.

En un año donde no pudimos acampar, donde no formamos todos juntos, donde no tuvimos nuestras copas regionales nos podíamos preguntar: “Señor, ¿cómo puedo ser miliciano en medio de todo esto?” La respuesta la encontramos en nuestra consigna. Vimos que el Estilo miliciano no es solamente nuestros uniformes, nuestras canciones y nuestras actividades. Entendimos verdaderamente que nuestro Estilo no es una moda, sino que es un modo de vida donde en cada momento me juego nada mas y nada menos que mi salvación. 

Pudimos habernos tirado para atrás y decir “Bueno, el año que viene será…” Pero no. Empezamos a encontrarnos con cosas que antes no podíamos ni pensarlas, tal como que toda la comunidad se una día tras día para rezar el Rosario con Nuestra Madre – y ahí vivimos a la Virgen como pilar de nuestro Ruca. Del mismo modo el Ruca Pampero nunca dejo de ser esta “casa de amigos” donde hay alegría y fervor, viviendo cada sábado de actividades virtual siendo milicianos y no pareciendo. Pero en cada cosa que hicimos, podíamos ver cómo cada uno vivía este Estilo al que fuimos llamados.

En el momento en el que cuando parecía que la cosa estaba mas o menos controlada, el demonio metió la cola y nos puso a prueba. Estábamos siendo atacados no solamente por cosas superficiales, sino que también estábamos siendo cuestionados por lo que somos y por lo que creemos. En esta prueba pudimos haber dudado y hasta caer en la tentación… pero no. Entendimos finalmente que a lo que estamos llamados a vivir no es para este mundo, sino que sabemos que nuestro llamado es a la santidad.

No quedan dudas de que vivimos un año muy loco, un año que nunca vamos a olvidar. Pero esto no tiene que ser porque fue el año del Coronavirus. Cuando pasemos todo esto, y pasen los años, no debemos recordar este 2020 por sus cosas malas o por las cosas de las que nos privó. Debemos guardar este año como aquel en donde cada uno se encontró con lo que es ser un miliciano. Un año en el que nuestra vocación fue reafirmada, entendiendo que es en lo difícil y en lo heroico, y que son las convicciones a nuestros ideales lo que hacen que nuestro  Estilo no sea algo pasajero y fugaz.

Por último, es importante reconocer a quienes han trabajado durante todo el año ha pesar de las circunstancias. Quiero agradecer a cada uno de los jefes del Ruca por su entrega y su fidelidad a la misión para seguir construyendo en este año nuestra querida Casa de Amigos; y acercar a cada Caperucita, Escudero, Heredera, Templario, Adalid y Miliciano a nuestro Señor Jesucristo. Quiero agradecerles por cada sábado, Rosario, fogón, locro, charla y en cada cosa que hicieron este año, especialmente aquellas que tal vez no se vieron pero que con humildad y amor se llevaron a cabo. El Señor les va a devolver el ciento por uno. 

¡A tus órdenes!
Mil. Tomás Da Serra

20201214_230907

EL AÑO DEL DPTO. DE LITURGIA

Mil. Santiago Lozano

Antes de empezar me gustaría hacer una salvedad: éramos todos nuevos, en un departamento nuevo. La novedad nos rodeaba por todos lados y -a parte de miedo- el entusiasmo por saber qué hacer también nos movía, y como si fuera poco: pandemia. Como muchos, teníamos todas las cartas para no saber qué hacer ni cómo.

Sin embargo y sin ninguna duda, luego de muchos dones recibidos, hicimos de nuestro año una ofrenda gigante para Dios y para los milicianos, queríamos darle a Dios a los Milicianos, y más aún, queríamos ofrecernos nosotros Milicianos, a Dios. Es así que nos encaminamos en la misión de llegar al corazón de las personas y su interioridad, es decir, tener el contacto más personal posible para llevar la Palabra… a través de una pantalla. En esto podría sintetizarse el año de Liturgia, llegar a un corazón a través de una pantalla.

Para no extenderme mucho, voy a contarles que tuvimos cuatro grandes proyectos: el mes de la Eucaristía, el Mes de la Biblia, el Mes del Rosario y los Rosarios diarios. Vamos uno por uno:

JUNIO: MES DE LA EUCARISTÍA

Nuestro primer gran proyecto, lograr que la Eucaristía sea pilar de la vida de cada Miliciano. En estas épocas tan difíciles de poder comulgar, queríamos poder reflexionar acerca del sacramento que es Pilar de nuestro Ruca, para hacerlo Pilar de cada uno. Tuvimos una apertura virtual por el canal de Youtube del Ruca en donde se expuso el Santísimo Sacramento para adorarlo, pasamos videos de la Comunidad en Adoración, canciones del coro, compartimos reflexiones para que las personas puedan encontrarse más con Jesús y hablar con Él. Fue un logro muy grande ya que no teníamos adoración desde hace bastante, y además pudimos juntar a toda la comunidad para rezarle a Jesús Sacramentado y pedirle por nuestro Ruca.

En las semanas íbamos compartiendo cosas sobre la Eucaristia: que significaba, cómo era la transubstanciación, datos sobre la fiesta de Corpus Christi, etc. Y al finalizar el mes jugamos entre todos los participantes del Rosario de ese sábado un Kahoot sobre la Eucaristía: quien mas respuestas acierte, se llevaba el premio. Fue una manera muy divertida de:

  1. Juntar a toda la comunidad en el Rosario y en un juego
  2. Lograr que la comunidad se forme en temas que pensamos que sabemos cuando en realidad debemos profundizar mucho más
  3. Hacer todo esto de una manera creativa y en la que todos la pasen bien.

Creo que -en términos de cuarentena- el gran logro del mes fue instaurar la adoración a Jesús, y en términos absolutos, reconocer la necesidad de la Eucaristía en nuestra vida, cuánto necesitamos la comunión, cuanto la misa, cuanto la adoración, cuánto un momento de silencio de cara a Jesús, solos con Él.

SEPTIEMBRE: MES DE LA BIBLIA

Para contarles sencillamente, me gustaría decirles dos cosas:

  1. Lo olvidada que tenemos a la Biblia
  2. Cuánto la necesitamos

En este mes quisimos redescubrir la Sagrada Escritura y poder dar las herramientas necesarias para ello; nos dimos cuenta que tenemos muy olvidada la Palabra de Dios en la Biblia y ni la usamos para rezar, ni para meditar, ni para estudiar, conocemos muy poco de ella y es en donde Dios se nos revela directamente para poder escuchar lo que tiene para decirnos ¿Cómo puede ser que nos llamemos milicianos y no escuchemos lo que Dios quiere de nosotros? Por eso es que, con pequeños detalles en las redes, mensajes de whatsapp, ediciones en el Rosario, etc., fuimos introduciendo a los milicianos de a poco en esto, para culminar el mes con un taller de la Biblia, en el cual buscamos redescubrir su sentido, entender su importancia y adquirir algunas herramientas para poder acercarnos más a su lectura y meditación. Quisimos, en síntesis, nutrirnos de la Palabra de Dios que es llena de vida, para llevarla a todo lugar en donde evangelicemos.

OCTUBRE: MES DEL ROSARIO

Si tuviera que decirlo en una palabra diría: fiesta. En este mes intentamos renovar la relación que teníamos con María a través del Rosario. Como fue un año de redescubrimiento del sentido de las cosas para arraigar la convicción Miliciana, propusimos preguntarnos nuevamente por el sentido del Rosario, esa oración monótona y larga que a veces cuesta rezar; puesto que es algo que (por gracias) tenemos muy interiorizado en el Ruca, nuestro objetivo fue renovar la oración profundizando en su sentido último de santificación: queríamos amar a Jesús a través del Rosario.

Esto lo hicimos principalmente con dos talleres:

  1. Buscando explícitamente el sentido del Rosario, con disertantes muy devotos de María, nos embarcamos en búsqueda del descubrimiento de aquella oración con la que regalamos rosas a María.
    De este taller salimos con muchas ganas de rezar, con ideas nuevas para hacerlo, con métodos novedosos, con gran motivación y sobre todo: un enorme amor Mariano.
  2. El segundo taller fue un poco distinto, tomamos la temática de El abogado del diablo y charlamos aquellas cuestiones difíciles de entender y polémicas para hablar, tales como ¿Por qué le rezo a María y no a Jesús? O ¿De que sirve repetir tanto la misma oración?

Paralelamente a estos talleres, íbamos subiendo las conclusiones de ellos para que toda la comunidad pueda participar y enriquecer su visión sobre el Rosario. También propusimos distintos mini-juegos todas las semanas en las redes para incentivar a aprender sobre la Oración, demostrar lo aprendido en los talleres y como no: ganar un premio.

No quiero terminar de contarles sobre este mes sin mencionar la espectacular convocatoria que hicimos para todos los milicianos, de mano de nuestra Asistente de Adalides. Si hubo una obra maestra cómica y narrativa en el año, fue este video:

ROSARIOS VIRTUALES

No puedo contar nuestro año sin mencionar aquella actividad que nos mantuvo alertas cada día de esta cuarentena: los rosarios virtuales. Espacios de encuentro de toda la comunidad, en donde por medio de un google meet y una presentación de Power Point, nos reuníamos para ofrecer el día, el mando, el año y mucho más a María rezando su oración preferida.

Estos Rosarios fueron sostén de muchas oraciones de los Milicianos que tal vez no rezaban tan seguido el Rosario o les costaba hacerlo solos. Fue una enorme oportunidad para crecer en la devoción a María y en comunidad. Algo muy positivo para rescatar es que, a causa de esto, los milicianos que no podían rezar a la hora en la que lo hacíamos, se organizaban para hacer un “turno nocturno” y lo rezaban juntos.

Comunidad, oración, Jesús y María, todo esto en media hora de una llamada de Meet, fue una gracia muy grande y hasta el día de hoy seguimos con esos turnos extra que a todos nos vienen bien.

SECCIONES

Estos fueron los cuatro grandes proyectos del departamento, pero hubo uno más y mucho más grande todavía: el trabajo con las secciones. Ese trabajo tras bambalinas, que nadie ve, que pocos reconocen y pocos felicitan; todos los asistentes del departamento dedicados a cada una de las secciones para nada más y nada menos que llevar a Jesús a sus corazones. El trabajo más difícil y dedicado, mas importante y esforzado, sin el cual le departamento no tendría razón de ser, lo llevaron a cabo los enormes asistentes a los que les toco está -también enorme- misión; quiero terminar esta nota agradeciéndoles, y dándoles todos los créditos que se merecen y no recibieron en el año, porque fueron el corazón del Departamento, quienes siempre tuvieron a Jesús primero en su corazón para luego dárselo a los demás ¡Gracias!

¡A tus órdenes!
Mil. Santiago Lozano

luli

DPTO. DE ADMINISTRACIÓN E INTENDENCIA

Mil. Lucila Salmerón

LOCRO PATRIO 9 DE JULIO

A medida que transcurrían los meses y la cuarentena no daba tregua, se nos presentó un desafío sin precedente: cómo hacer un locro patrio para la comunidad… de forma virtual. Al principio lo decíamos medio en broma. Pero en cada reunión que pasaba le íbamos dando más forma para que no perdiera su esencia y, a su vez, pudiéramos aprovechar los medios digitales para innovar en los shows y llegar también a más gente.

Así entonces nos pusimos “mochila al hombro” y comenzamos a planificar el locro patrio del 9 de julio bajo el lema “Tierra de Misión”. No queríamos simplemente hacer el locro para mantener una tradición. Veíamos que era importante mantener viva la esperanza, la alegría y el fuego de la comunidad. Frente a un contexto que parecía desalentador, el objetivo fue mostrar cómo estamos llamados a transformar nuestra realidad y ordenarla al Reino de Dios; a poder reconocer los dones y las bendiciones que recibimos cotidianamente; a valorar aquello con lo que convivimos sin darnos cuenta y que recibimos en herencia; a redescubrir el “ser argentino”. Esta patria, con todas sus luces y sombras, es nuestra tierra de misión, donde “nos salvamos salvando”.

Viendo el fruto de esta planificación, no queda más que agradecer a todos los que participaron (cada uno a su manera) e hicieron posible el locro digital con 180 espectadores en vivo!!. Y por sobre todo, agradezco a todo el departamento de Administración e Intendencia por el trabajo realizado, ya que fueron quienes lideraron este proyecto y se notó todo el amor y la dedicación que le pusieron.

Fue un año atípico, pero que nadie olvidará. A pesar de no poder vivir el carisma de modo presencial, sí supimos llevarlo a todas las actividades digitales. Y el locro no fue una excepción. Porque el estilo no es sólo una boina o una formación: el Estilo es el hombre. SOMOS UN ESTILO… y tenemos con qué.

BINGO

Este año nuestro ruca cumplía 27 años y, siendo este un año tan particular, quisimos reunir a toda la comunidad para celebrarlos… ¡Con un bingo! El pasado 17 de octubre por la tarde, más de 100 personas participaron a través de Meet de esta gran actividad y se entregaron 9 premios repartidos entre las 4 rondas de Bingo, todos ellos auspiciados por emprendedores de nuestra comunidad. Además, por ser el fin de semana del día de la madre, se sortearon 5 desayunos de Pani, el premio que todos querían ganar…

Agradecemos a todos los que unieron a jugar y a los que colaboraron con la organización y los premios. Fue una tarde muy entretenida y llena de adrenalina (si no, pregúntenle a Juampi Talarico…).

¡A tus órdenes!
Mil. Lucila Salmerón

WhatsApp Image 2020-12-17 at 11.51.27

LA FEME EN CUARENTENA

Mil. Agostina Spilotros
caperucitasescudo
herederasescudo
adalidesescudo

Me veo en la obligación de empezar con la frase más quemada del año 2020: un año totalmente distinto. Como Ruca tuvimos que adaptar todas nuestras actividades a la virtualidad y la Femenina sábado tras sábado vivió con mucha alegría esto tan loco que nos tocó asumir. No me olvido más, empezamos un 18 de abril, en vísperas a la fiesta de la Divina Misericordia. ¡Qué mensaje que nos envió Dios!

Este año se trató de una gran paradoja, porque mientras nuestro Estilo miliciano austero nos invita a despojarnos de todo aquello que nos genera distracción y ruido interior debimos utilizarlo para encontrarnos con Dios y con nuestros milicianos, y al mismo tiempo llevarles a Dios a nuestros milicianos.

Si bien resultó muy duro al principio, todo esto me dejó esperanzada. Allá por el lejano mes de junio me imaginaba el día en que por fin volvamos a encontrarnos. Y sucedió hace tan solo unos pocos días tal cual me lo imaginé: ¡Cuánto fervor! Nunca vi tantas ganas de ir a GraficAr a imprimir, o de recortar cartulinas, o de tener reuniones presenciales de muchas horas.
Sin dudas Dios es infinitamente sabio. Nos vimos obligados a vivir una pandemia para que aprendamos a valorar este tesoro tan grande que tenemos que es la Ciudad Miliciana. Ahora que recibimos esta caricia al alma de volver a encontrarnos, ¿vamos a seguir como antes? Llamemonos dichosos de ser parte de esta gran casa de amigos y busquemos que esta alegría de vivir en comunidad no quede sólo para nosotros.

¡A tus órdenes!
Mil. Agostina Spilotros

Milu, uniforme 1

LEVÁNTATE MUJER

Mil. Milagros Filipe

Un año muy distinto, sin duda.

En nuestros planes estaba la Copa Heroica, (es gracioso leer la planificación de principio de año), pero claramente las cosas no se dieron como esperábamos. Nos encontramos con el desafío de aceptar la realidad, distinguir lo esencial, cambiar los planes, y seguir buscando siempre lo mejor.

Por eso desde la Región Pampeana, se propuso a toda la sección Adalides reunirse en torno a una nueva actividad, que se realizó el sábado 31 de octubre para menores, y el 7 de noviembre para mayores, cerrando con un fogón para toda la sección. “Levántate mujer” fue el nombre y la consigna que guio la actividad, invitando a las milicianas a mirar el designio de Dios en sus vidas y a salir de la comodidad, especialmente en este tiempo que nos dejó encerrados en casa.

Fue un espacio de encuentro y comunidad, de oración y de formación para las Adalides. No pudimos reunirnos de manera presencial con toda la región, pero muchas tuvimos la gracia de conectarnos juntas, así que se puede decir que fue mitad presencial y mitad virtual. Tuvimos una adoración guiada, varios juegos, y una consigna para las secciones de cada ruca en cuanto a lo formativo, que implico una preparación previa.

Las menores, trabajaron el tema del ser Adalid, y Pampero en particular, las armas de la adalid. Mientras que las mayores, se formaron acerca del tema de la mujer en Fasta. Ambas secciones buscaron el material relacionado, lo leyeron, e hicieron un video. Al momento de presentarlo, también pudimos ver las cosas que habían hecho los otros Rucas, y estuvo muy bueno para aprender, valorar el trabajo de los otros y para ver nuevas formas de transmitir el mensaje.

La actividad buscó ser una ayuda para la formación de las adalides, pero también tuvo una gran impronta apostólica. Se buscó que lo preparado no quedara para nosotras sino que se mostrara y compartiera fuera de la sección y del ruca. El video de las Adalides menores fue reconocido como el mejor, así que eso también nos puso muy contentas.

Fue una actividad regional virtual, sí. Tal vez no duró tres días, ni hubo banderas e hinchada de por medio. Pero creo que la grandeza de las cosas también está en poder aprovechar e intentar sacar fruto de las cosas pequeñas que se presentan. Las adas, y también el comando, aceptamos el desafío de prepararnos de la mejor manera y dejarnos sorprender, y creo que hizo un gran bien a todas.

¡A tus órdenes!
Mil. Milagros Filipe

EscudoRucaMonocromáticoBLANCO

COMPROMISOS

Agrupación Femenina - Agrupación Masculina - Agrupación Milicianos
caperucitasescudo

Mil. Juana Bustos

Mil. Catalina Canteros

Mil. Abril Quiroga

herederasescudo

Mil. Fiona Flamini

Mil. Rocío Trigueros

Mil. Antonella Fornaro

adalidesescudo

Mil. Carolina Cerfoglio

Mil. María Abascal

Mil. Martina Gonzales

Mil. Camila Jourdan

Mil. Lucía Di Lisa

Mil. Luz Stefani

Mil. Agustina Mendez

Mil. Benicia Yazurlo

Mil. Ana Batallan 

Mil. Giovanna Frare

milicianosescudo

Mil. Camila Sánchez

Mil. Candela Fazzano

Mil. Santiago Cerfoglio

Mil. Gonzalo Galleti

Mil. Mauro Mazzucchelli

Mil. Gianluca Sebben

WhatsApp-Image-2020-11-30-at-17.54.57-1

EL RUCA, LA CUARENTENA Y LA VIDA DE GRACIA

Mil. Sem. Francisco Volpe

Hace algunos meses, Ruca Pampero se preparaba una vez más, para enfrentar un nuevo año, sabiendo que vendría un 2020 cargado de desafíos, pero apuesto a que el comando nunca imaginó lo que realmente estaba por venir.

 Y el comando central del Ruca, siguiendo la planificación de juventudes, proponía como objetivo del año asumir los ideales de FASTA como convicciones que determinen el obrar miliciano. Si hubieran sabido lo que vendría quizá este hubiese sido la última opción, sin embargo el Espíritu Santo quiso que así sea. ¿Por qué habrá querido El Señor ponernos ese desafío? Nos lo fue respondiendo a lo largo de todo el año.

Poco tiempo después todo el mundo quedaba totalmente atónito y asombrado ante un virus que poco a poco se expandía hasta los lugares más recónditos de la tierra.  Se cerraban las fronteras de las ciudades, las calles comenzaban a vaciarse y todos los planes se ponían en duda. Que difícil sería conducir un Ruca en cuarentena, en donde se nos quitaba una de las cosas más fuertes que tenemos: el encuentro personal con Cristo en la Eucaristía y con mis hermanos. Sin embargo, Ruca Pampero no se acobardó y salió al combate una vez más. 

La conciencia era clara, debíamos seguir mostrando la Buena Nueva ahora de un modo diferente, en lo virtual. Y así sucedió, los milicianos descargaron zoom, meet, padlet, discord y cuantas aplicaciones más! Todo se preparaba para seguir construyendo la invisible presencia de Dios en la temporalidad, ahora como nunca antes lo habíamos realizado.

Cada sección con sus actividades,  los comandos con sus reuniones, las charlas personales, fogones comunitarios, la campaña del estilo, los bingos arreglados, testimonio de santos, charlas y misas por el canal de la Ciudad, el Santo Rosario diario, bautizos comuniones y confirmaciones, corazón inquieto y cuantas cosas más!  Todo  seguía funcionando. Y eso es un gran signo del Ruca, porque nos muestra a un Ruca que está vivo, latente, despierto, atento a los desafíos. Un Ruca dispuesto a enfrentar el combate de la fe. ( 1 Tm 6, 12)

Y en mi primer año de seminario Jesús me regaló la hermosa gracia de acompañar personal y comunitariamente al Ruca Pampero y le agradezco por este hermoso regalo. Doy fe del esfuerzo, doy fe de las ganas, doy fe de la comunión y la oración. Doy fe del combate.

Seguramente son muchísimos los frutos de este año, algunos ya los vemos, otros se dejarán ver en un futuro no muy lejano. No dejemos nunca de rezar por ellos, demos gracias, pidamos perdón y pidamos por las necesidades del Ruca, que Jesús Eucaristía y María Santísima, nuestros dos grandes pilares, nos escuchan y nos llenan de Gracia.

Sin duda estamos en un cambio de época y nos toca como jóvenes una gran responsabilidad, seamos como nos pide el Papa Francisco “jóvenes protagonistas de la historia”.

Boina orejeada, mochila y corazón que esto recién comienza. 

¡A tus órdenes!
Sem. Francisco Volpe

Algunas imágenes de las actividades que se realizaron

WhatsApp-Image-2020-11-30-at-17.54.58-3

50 AÑOS

Mil. Sem. Juan Ignacio Rodríguez Barnes

Quiero contarles una historia. En 2009, cuando tenía 12 años, entré al colegio Fasta San Vicente de Paul como alumno de primer año. Ese mismo año empecé a ir al ruca y a comprometerme con Fasta. Durante los primeros dos años, como templario, recibí muchas cosas del ruca, tengo muchos buenos recuerdos de esa época: los campamentos San Bernardo y Esto Vir, las peregrinaciones a Luján, la Copa Estilo, fechas de olimpiadas, sábados a la noche en el ruca o en alguna casa, el campamento de verano “Campaña del desierto” en San Martín de los Andes, etc., etc. En 2011 me llamaron para ser subjefe de escuderos, fue mi primer mando. La jefatura me permitió meterme más adentro en la identidad del Ruca Pampero, comenzar a recibir la herencia con mayor abundancia. Ese mismo año el ruca empezó con la Adoración al Santísimo durante los sábados de actividades. En mi todo iba creciendo, el amor a Dios, al Ruca, los amigos, la vocación miliciana. Después siguieron otros dos años de jefatura en la sección templarios, hasta que, con el último campamento como templario, San Martín de los Andes en enero de 2014, pasé a la agrupación milicianos. Mi breve paso por esta agrupación (un año nada más) me ayudó a empezar a aprender muchas cosas: la preocupación por el otro, la necesidad de la amistad para sostener la comunidad, el valor de los amigos, y el sacrificio y desafío que significa sostener una agrupación milicianos (¡no sólo para los jefes, sino para todos los miembros de la agrupación!), etc. Ese mismo año, 2014, leí por primera vez el “Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen”, de San Luis María Griñón de Monfort. Ese librito me cambió la forma de mirar a María, y, sin que yo lo sospechara, comenzó a afirmarme en la identidad del miliciano de Ruca Pampero, sostenido por dos pilares: la Eucaristía y María. Si bien estas dos columnas estuvieron siempre, en ese momento el ruca todavía no se había dado cuenta de que las tenía, y yo tampoco.

Después de seis años en Ruca Pampero, el año 2015, entré al Seminario de la Fraternidad Sacerdotal para seguir la vocación que Jesús me había regalado, la cual había comenzado a descubrir durante los años en el Ruca. En el Seminario pasaron, y siguen pasando, muchas cosas, pero quiero señalar especialmente una. Durante el verano los seminaristas solemos ir a San Martín de los Andes, lugar misteriosamente marcado por el carisma fundacional de Fasta. En el pueblo hay una casita en la cual el Padre Fundador suele pasar su estadía. Es casi un museo de Fasta. No solo por las paredes llenas de cuadritos, fotos y recuerdos que pueden ir desde una placa regalada por una sección de un ruca, hasta una estampita dedicada a puño y letra por el Papa Francisco. Es un lugar carismático no solo por este tipo de recuerdos, sino también por las personas que pasan y lo que allí sucede. El padre Fosbery recibe a todos. Los sábados después de la Misa solemos ir ahí y hacer el típico fogón miliciano, al que están invitados todos los milicianos que anden veraneando por la zona (que según los años pueden ser de los más variados). Entonces surgen canciones, anécdotas, historias, nombres… Se escucha hablar del Bicho Tobares, algunos familiares del padre Fosbery, viejos campamentos nacionales, y cosas por el estilo…Las primeras veces que me vi rodeado por ese ambiente lo sentía extraño. Para mí Fasta, hasta entonces, era Ruca Pampero; en cambio, el Bicho Tobares, D’Agostino, los camisas viejas, San Martín de los Andes, los históricos campamentos y consejos plenarios, y todo lo demás era parte de la historia de Fasta, sí, pero no era mío. Así lo sentía yo. Sin embargo, misteriosamente, descubrí que lo que había vivido y aprendido en el ruca contenía la semilla para poder dar un paso adelante: recibir la herencia de Fasta. Esa misteriosa semilla es el carisma. 

El ruca me enseñó a ser un miliciano de Pampero, y de esa manera me regaló el carisma para que pudiera tratar de ser miliciano de Fasta. En eso estamos hasta el día de hoy, aprendiendo a recibir el carisma, aprendiendo a ser miliciano.

Se preguntarán ustedes qué tiene que ver todo esto con los cincuenta años de la jurisdicción Fasta Buenos Aires… Bueno, lo que pasa es que este año el Ruca Pampero festeja algo que supera su propia identidad, algo que no nació de él, sino que existía desde antes, y que por tanto recibió como don. Festejar así es difícil. No nos cuesta festejar si ganamos una copa regional, tampoco si terminamos un campamento que salió muy bien, porque son cosas nuestras, que hicimos nosotros. De lo que uno ha hecho con sus propias manos es fácil sentirse orgulloso, es fácil festejarlo. En cambio hoy Pampero festeja 50 años, festeja lo que no hizo, lo que no plantó, festeja lo que simplemente recibió de Dios, que es el carisma. “Carisma” significa “gracia” o “regalo”, no viene de nosotros, viene de otro que nos lo da. Sin duda que viene de Dios, pero en nuestra historia particular viene también de una Jurisdicción, viene de personas concretas, milicianos nacidos en otros rucas, sacerdotes, seminaristas. Miles de historias anónimas que solo Dios conoce, y que Él fue entretejiendo para darnos este hermoso carisma que hoy festejamos. Festejamos también que, así como nos llegó a nosotros, el carisma llega también a otros. La Jurisdicción Fasta Buenos Aires le hace bien a muchas personas, la mayoría de las cuales no están relacionadas con Ruca Pampero. Festejamos también eso, el bien que la Jurisdicción hace sin que nosotros tengamos nada que ver. Pero también, misteriosamente, el carisma obra muchos bienes por medio de nosotros; también por eso damos gracias. En este punto descubrimos que, si bien Fasta le dio a Ruca Pampero todo, también el ruca aporta su identidad particular a la Ciudad Miliciana, y en especial a nuestra jurisdicción. Festejamos estos regalos especiales que Dios concede al ruca, y que son un don para toda la Ciudad. En definitiva “Eucaristía” significa “Acción de gracias”, y María es la “llena de gracia”, la que canta “la grandeza del Señor… porque el Poderoso ha hecho en mí grandes cosas”. Eso es lo que quiere hacer hoy el Ruca Pampero, aprender de María a recibir la gracia, y bendecir al Señor.

¡A tus órdenes!
Sem. Juan Ignacio Rodríguez Barnes

WhatsApp-Image-2020-11-30-at-17.54.58-1-1

BEATO CARLO ACUTIS

Mil. Sem. Gabriel Filipe

“Estoy destinado a morir”

La reciente beatificación de Carlo Acutis, este chico que murió con solo 15 años, nos enseña que la santidad es posible, que está más cerca de lo que muchas veces pensamos, y que quizás en nuestras comunidades, cerca nuestro, haya muchas personas que llevan una vida de santidad en silencio sin que nadie se entere. Nos alegra este ejemplo porque vemos una persona cercana a nosotros, y nos da la esperanza de que la santidad no es inalcanzable, que es posible ser santo en este tiempo que vivimos sin hacer cosas espectaculares.

Cuenta su madre, Antonia, que Carlo tenía muchas virtudes, pero no era perfecto, y no dejaba de ser un chico normal como cualquier otro que le gustaba mirar dibujos animados, le gustaban mucho los animales, jugar al futbol en el club con sus amigos, y que tenía muchos conocimientos de informática. En medio de estas cosas supo responder a la gracia de Dios y al examinar su vida viendo comportamientos que no sumaban supo cortar donde había que cortar. Entendió, por ejemplo, dice Antonia, que estas cosas, como el ordenador o la Play, podrían acabar ejerciendo una especie de “tiranía” sobre su alma. Por ello, él mismo llegó a la conclusión de que no debía jugar más de una hora a la semana. Le encantaba comer, a veces demasiado, y quiso imponerse a sí mismo más templanza para comer y disfrutar de la comida. Leía sobre informática, era muy capaz, sabía mucho para su edad, pero no se dejó esclavizar sino que la utilizó para ayudar a 

las personas y para propagar la devoción a la Eucaristía a través de internet. Se dio cuenta de la felicidad que hay en la generosidad, ahorraba y compraba cosas para regalarle a la gente de la calle, decía “la tristeza es dirigir la mirada hacia uno mismo, la felicidad es dirigir la mirada hacia Dios”.

Carlo, como todos los santos, entendió que tenía que cultivar una fuerte vida espiritual si quería estar bien unido a Jesús. Él encontró su camino más rápido a la santidad en la Eucaristía, decía “la Eucaristía es mi autopista para el cielo”. En su presencia, cuenta su madre, sentía su alma “elevada” de alguna manera. Decía que hoy en día somos más afortunados que los mismos apóstoles porque para estar con Cristo solo tenemos que ir a una iglesia y sentarnos delante del sagrario. Siempre decía que trataba de vivir en la presencia de Dios a lo largo del día. Junto con la Eucaristía tenía también un gran amor por la Virgen que lo llevaron a hacerse el propósito firme de ir a Misa y rezar el Rosario todos los días.

La imagen del cuerpo de Carlo expuesto, vestido de jean y zapatillas, nos recuerda que para ser santos, como dice Francisco, no es necesario ser obispos, sacerdotes, religiosas o religiosos, y que todos estamos llamados a ser santos viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, allí donde cada uno se encuentra. Lo indispensable es que cada uno discierna en su propio camino qué es lo que Dios le pide.

¡A tus órdenes!
Sem. Gabriel Filipe

mon

CONSEJO GENERAL DE CATHERINAS

Mil. Cath. Montserrat Alonso

En el marco de los quince años de la fundación de la Fraternidad Apostólica Santa Catalina de Siena, los días 8 y 9 de septiembre del corriente año, se llevó a cabo el primer Consejo general de nuestra Fraternidad. Esto significó un acontecimiento histórico no sólo para nuestra comunidad, sino también para toda la Ciudad Miliciana, porque fue, ante todo, el reconocimiento del paso de Dios por la obra de Fasta.

El Señor, en su infinita Bondad y Misericordia, ha querido regalar a Fasta el gran don de la Vida Consagrada, que se realiza en los sacerdotes de Fasta, y desde hace ya quince años, en nosotras, las Catherinas ¿Y por qué decimos que la vida consagrada es un Don? Porque es testimonio viviente de la realidad que viviremos todos en el Cielo. Nuestro compromiso enuncia en uno de sus puntos que prometemos “con nuestra vida de Catherinas demostrar que somos ciudadanas del Reino de los Cielos y que aguardamos la llegada del Señor Jesús”. Eso es, precisamente, la vida consagrada: tensionar a todos a que caminen y tengan siempre como meta el Cielo, que se da como fruto de la entrega total de nuestras vidas a Cristo.

Los quince años de nuestra Fraternidad nos llevan a elevar acciones de gracias a Dios y a toda la obra de Fasta. Pero también nos impulsaron a hacer un recuento histórico de todo lo que sucedió en estos quince años. Cuando miramos para atrás podemos hacer memoria agradecida y consolidar las bases de lo que fueron los años fundacionales de nuestra Fraternidad. Y es desde allí que podemos seguir soñando el futuro y todo lo que vendrá en nuestra vida de Catherinas. Siempre mirar el Origen de algo ayuda a discernir con mayor claridad los signos de los tiempos y el quehacer puntual que toca en el presente. De allí que el Consejo General tuvo el objetivo de validar y ratificar que todo lo que hicimos en estos años iniciales fueron voluntad de Dios. Y consolidar las bases fundacionales de nuestra Fraternidad.

Es por eso que comenzamos el Consejo, en primer lugar, con la Santa Misa. Esto no es un dato menor porque fue justamente el 8 de septiembre, festividad de la Natividad de la Virgen María; fecha en la que la Iglesia Argentina celebra la Vida Consagrada. Ante el altar del Señor llevamos nuestra comunidad y le pedimos a Él que acompañe esos días de Consejo. Ya propiamente el 9 dimos inicio a las sesiones del Consejo. Se comenzó con un recuento histórico de lo que sucedió desde el 2005 hasta ahora. Bajo la consigna “Somos una familia con historia” se realizó una línea de tiempo que contenía los hechos de nuestra Fraternidad, de Fasta, de la Iglesia y del mundo. Luego se hizo la exposición de las enseñanzas del Fundador sobre las Catherinas. Esto incluye las homilías del Padre en las celebraciones de compromisos, cartas que envió y, sobre todo, las clases que dictó los primeros años a las Catherinas sobre la vida consagrada. Todo esto constituye la fuente donde podemos abrevar para comprender nuestra naturaleza y nuestros fines. Allí, el Padre Fosbery expresa con claridad y convicción para qué fuimos fundadas las Catherinas. De todas estas enseñanzas del Cura, que hemos organizado y sistematizado, se constituyó el “Corpus doctrinal” y los documentos fundacionales.

Otra parte importante del Consejo fue exponer toda nuestra vida y misión, ordenándola en las cuatro dimensiones de Fasta. Se fue describiendo cómo vivimos en nuestra Fraternidad la nota sacral, sapiencial, apostólica y organizacional. Esto ayudó a mostrar de un modo original el aporte que podemos hacer a la Ciudad Miliciana y a la Iglesia.

Cabe destacar que, ya finalizando el Consejo, tuvimos un pequeño espacio de trabajo por comisiones, donde seguimos profundizando en las cuatro notas de la Ciudad Miliciana. Cuando se trabajó la dimensión apostólica se abrió un espacio donde diversas milicianas representantes de las jurisdicciones de Fasta se sumaron a un intercambio de preguntas y respuestas para dar a conocer sus necesidades como milicianas, y poder elevar pedidos de índole apostólico que nosotras, como Catherinas, podemos brindar a las comunidades de Fasta. Participaron alrededor de 70 milicianas de distintas latitudes, y fue un espacio fraterno y alegre, donde la virtualidad permitió sentirnos unidas y cercanas a todas las realidades que hoy tiene Fasta.

Algo muy lindo que nos permitió este tiempo de pandemia en el Consejo fue poder incluir la transmisión virtual de varios momentos del mismo. Pudimos compartir con la Ciudad Miliciana nuestra Misa de apertura y cierre, la línea histórica, las conclusiones y el espacio apostólico con las mujeres. Quizá lo que en otro tiempo era más difícil pensarlo, ahora se pudo llevar a cabo y fue muy lindo sentir la cercanía y acompañamiento de toda la Ciudad.

Sabemos que aún queda mucho por recorrer, y estos primeros años de historia nos animan a renovar nuestro sí y nuestro compromiso en bien de Fasta y toda la Iglesia. Le agradecemos a Dios todo lo que en su Misericordia nos regaló estos años, y a ustedes, amigos de Fasta, les pedimos que sigan rezando por nosotras

¡A tus órdenes!
Cath. Montserrat Alonso

fraternidadescudo

PING PONG DE PREGUNTAS CON LOS FRATIS

Mil. Sem. Juan Ignacio Rodríguez Barnes - Mil. Sem. Gabriel Filipe - Mil. Sem. Francisco Volpe

¿Sabés cuál es su libro favorito? ¿Su actividad preferida? O qué animal sería la mascota ideal. Te invitamos a conocer más a estos tres seminaristas con este juego de preguntas.

WhatsApp Image 2020-12-17 at 19.05.33

SACRAMENTOS DE LA MIL. ANA BATALLAN

Mil. Ana Batallan - Mil. Pbro. Lisandro Scarabino
Logo Exalumno-BLANCO

NOCHES DE CARIDAD

Consejo de ex-alumnos

Las noches de la caridad son un proyecto iniciado por el consejo de exalumnos del colegio Fasta San Vicente de Paul con el fin de ayudar a los más necesitados brindándoles comida y otros elementos.

WhatsApp Image 2020-12-17 at 15.12.23

POESÍA: ES CENTINELA

Mil. Kimberly Medinilla

Centinela es el que guía
a los recientes ciudadanos
a encontrar el camino
por el cual nos salvamos

Centinela es el que vela
a la Ciudad que le da vida
sabiendo que está fundida
con Aquel que la convida

Centinela es el que reza
la fiel súplica del alma,
que pide intensamente
llegar a Aquel que aclama

Centinela es el que ama
la misión que le es regalo
de un Dios que se la otorga
para compartir así, un día su Gloria.

¡A tus órdenes!
Mil. Kimberly Medinilla

Te invitamos a leer los Escritos Milicianos que se fueron escribiendo durante el año

EscudoRucaMonocromáticoBLANCO

NACIMIENTOS Y MATRIMONIOS

En la Comunidad de Devoto

NACIMIENTOS

WhatsApp Image 2020-12-17 at 20.00.20

León Flores Bevilacqua

Bernardo Rossi

WhatsApp Image 2020-12-17 at 20.00.31

Elena Volpe

MATRIMONIOS

Captura

Mil. Sofía Gury & Mil. Camilo Santi

Mil. Ana Belén Mármora & Mil. Agustín Caulo

WhatsApp Image 2020-12-17 at 19.43.28 (1)

Mil. Ignacio Amadini & Trinidad Accorsi